Las montañas son igual para tod@s

Los senderos son igual para todos. Rocas y barrancos, bosques y selvas, playas y prados, desiertos y cascadas. Están ahí casi perennes en el tiempo a comparación humana. Pero sin duda unos de cerca y  otros de menos cerca, y aunque fuera todos a la misma distancia, no lo vemos igual, no lo valoramos igual. Entonces, todo depende del cristal con que se mire?.
Los pasos montañosos cambian con el tiempo. La meteorología y la erosión a la que todo está sometido cambia con el tiempo montañas, grados y dificultades. Los fenómenos estacionales como nieve o tormentas también cambian las condiciones de los  accesos a cimas o lugares.
Pero no es ese el tema al que me quiero referir exactamente, aunque evidentemente no hay que dejar de tener en cuenta la meteo a la hora de planificar una ruta o valorar la dificultad.
El tema es, la calificación del grado de dificultad a ojo de cada usuario, de recorridos ya sea senderos o trepadas o accesos a cualquier medio en alta montaña, y subrrayo que hablamos de alta montaña, estando el terreno en cuestión en las mismas condiciones físicas al paso. La valoración del grado de dificultad es casi siempre motivo de polémica y desacuerdo.
Con unos ejemplos se entenderá mejor. Para una persona que no está habituada a la montaña, puede ser fácil o muy fácil un paseo junto al mar o por un prado apacible o por un sendero poco desnivelado. También puede ser fácil o muy fácil para un aficionado al campo y media montaña, un paseo por una ladera apreciablemente inclinada con sendero o sin sendero, donde busca setas, o bonitos ejemplares de flores o paisajes o mariposas por ejemplo. Cosa que a la persona anterior le parecerá más difícil seguramente, pero el terreno es el mismo, las piedras están en el mismo sitio. 
Tambien puede ser fácil o muy fácil para una persona que hace alta montaña, conocedora de dificultades y dotada de habilidades propias de este medio, realizar recorridos por senderos de fuerte pendiente donde ocasionalmente haga uso de las manos para pasar algunos obstáculos y le puede resultar fácil e incluso motivador. Cosa que a las personas anteriores les resultará más difícil también, aunque el terreno también sigue siendo el mismo, y los barrancos igual de altos.
Cuando se leen reseñas y relatos esperando encontrar descrita la dificultad de un recorrido, hay que ser consciente del nivel propio y aprender a descifrar y a autoaplicar, extrayendo la esencia del texto o el cróquis.
Porque ojo! se puede hablar de una trepada fácil, en un punto donde se puede estar expuesto en una vertical importante, o se puede estar en un sendero muy plano y muy fácil con un barranco  de quitar el hipo al lado, donde además gente con vértigo hasta lo pasaría mal. Hay que darse cuenta de todo el contexto donde está puesta la palabra fácil. Tambien es fácil o muy fácil para un montañero avanzado y escalador, subir por zonas de trepadas donde las personas de los ejemplos anteriores pasarían dificultades y calificarían de más difícil o no pasarían. Por poner más ejemplos, también puede decir un himalayista, que avanzar, en algun paso, hacia un 8.000, donde otros caerian desmayados, puede serle fácil…
Solo decir, que hay que aprender a leer entre líneas y quedarse con los detalles, para aplicar la experiencia y el nivel de otros al nuestro y así no llevarse desengaños y sorpresas.
Cuando alguien describe un sendero una ruta o cualquier otro cróquis de progreso en montaña, se basa en la experiéncia própia. Sí que hay unas clasificaciones más o menos estándares, pero la experiencia del momento que tiene la persona que vive ese lugar, le hará explicarse según las sensaciones percibidas. Y eso no es igual para todos. Podrá decir por ejemplo en un caso visto recientemente, que subir un sendero resultaba fácil aún y teniendo que usar las manos en ocasiones. Pero debemos valorar que ese sendero y esas rocas tenían un precipicio que íbamos dejando atrás con la exposición consiguiente, y que para otro puede suponer que el grado era difícil. Ese detalle se debía preveer ya que hablaba de un sendero que salva 1.200 metros de desnivel positivo en menos de  6 kms. y se trata efectivamente de un recorrido con tramos bastante verticales. Concretamente es el tramo del GR 11 que sube de la pradera del valle de Pineta al collado de Añisclo.
Aunque, no nos engañemos, la experiencia de otros y la própia me ha demostrado que este tema no tiene fin. 😉
Juan A.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s