Mi primer Perdido?

Era por finales del invierno del año 1985 …o 1984 …que estando unos dias en el refugio de Góriz, llegaron dos montañeros del Perdido dando el aviso de que otro compañero se había despeñado por la escupidera, y que al llegar a él y ver que no se movia ni reaccionaba y la noche que venía, se bajaron al refugio. 

Se llama  escupidera a la zona de unos 100m de desnivel que llega a un collado previo a la misma cima del Perdido. Tiene una inclinación de entre 35° y 40° y se sube en diagonal, con lo que al no  encarar la subida de frente, se hace más complicado, y si las condiciones no son ideales, y si hay un resbalón o desequilibrio por el motivo que sea, la caida te ‘escupe’ literalmente, (de ahí su nombre de escupidera), hacia un precipicio rocoso de unos 100m. 

Es el punto donde suceden más accidentes mortales del Pirineo. Se puede hablar de un paso de dificultad técnica MD+. Esto en condiciones ‘normales’ de invierno, pero la dificultad evidentemente varía de verano a invierno, siendo algo menos difícil en verano al estar el paso sin nieve. Pero ojo a principios de verano, que es frecuente que todavia el paso tenga nieve, y hay muchos montañeros que suben sin llevar grampones y piolet con lo que se genera un peligro añadido al intentar pasar, aún sin el equipo adecuado. 

A la montaña no se le debe temer, pero tampoco hay que subestimar las condiciones en que se encuentran pasos complicados de las rutas que se vayan a realizar, y tener en cuenta la expetiencia de los componentes del grupo, para rebajar todo lo posible el grado de exposición a los accidentes.

  Al dia siguiente, subiendo ya del lago helado hacia arriba se veia un cuerpo en la nieve. Con el mal pensamiento en la cabeza seguí subiendo llegando al colladin sobre la subida de la escupidera. Aquel dia era yo el único que subia a la cima y el tiempo estaba cambiando, el dia anterior fué de un sol  espléndido. Ahora la niebla ya me tapaba y era tan espesa que no veia ni el relieve, ni a dos metros a mi alrrededor. Avancé desde el collado instintivamente girando a la derecha ligeramente hasta que ya no apreciaba subida en ninguna dirección. Saqué la antigua cámara de carrete para hacer fotos del glaciar que se recortaba por debajo entre la niebla y la pared de nieve, pero una ráfaga de viento me arrancó la cámara de las manos entorpecidas por los guantes. Allí se quedaron todos los momentos captados de esos dias. Aún no se si exactamente estaba en la cima o a dos metros. Bajé todo lo rápido que pude al refugio donde todavia estaban los dos compañeros que eran de Zaragoza. Los servicios de rescate no habian llegado todavia por el mal tiempo. En esos años en muchas zonas del pirineo español, aparte del grupo de rescate de la Guardia Civil, se dependía mucho de los helicópteros franceses de rescate. El accidente, ocurrió lo típico, bajando la escupidera con el cansancio acumulado se pierde un pié y con ayuda de una nieve bastante compacta en la pendiente no suele dar tiempo a autodetenerse con el piolet. No se aseguraron con cuerda. Aunque tampoco es garantia si no se usa correctamente.  

El caso es que bajamos juntos el valle y después de parar a realizar algunos trámites en el cuartel de la Guardia Civil, los llevé a Zaragoza. Todos rotos y apenados con poca conversación. Eran jóvenes de unos 25 años y curtidos de la montaña, auténticamente maños, y buena gente recuerdo. En esos años también, los montañeros y alpinistas estaban hechos de una pasta especial. Más acostumbrados a la dureza del invierno en alta montaña con equipos menos técnicos y más del doble pesados que ahora incluido la ropa y las botas. 

Subir al refugio con latas de atun y aceitunas, leche líquida y agua, botes de fabada, frutas chocolates frutos secos etc… era lo normal, se llevaban fácilmente más de 40 kilos en la mochila sin querer exagerar. 

Un modo seguro, o menos expuesto es el encordado con seguro de por medio, sobre todo si va alguien del grupo con poca experiencia. 

Zona de prácticas. 

Encordarse por encordarse es tonteria, como diria el Mota. Es decir, si no hay seguro de por medio o en algun extremo, es muy probable que si cae uno, el tirón arrastre al compañero o a todos los compañeros en la caida. Solo se aconseja este sistema a alpinistas muy expertos y-o en pendientes muy leves donde tirarse al suelo y clavar el piolet bastaría. 

Dos formas de asegurar.con nieve.

El proceso subiendo con expedicionarios inexpertos,  se inicia con el miembro del equipo de mejor experiencia en cabeza del grupo. Con un primer seguro de anclaje, progresa el primero hasta donde permite la cuerda, allí se asegura la cuerda y el alpinista y se va subiendo de uno en uno hasta llegar todos al fin del primer largo. O en su caso si hay otra persona capacitada para progresar de primero, realizará el primer largo en última posición, de manera que al llegar al primer asegurador, lo sobrepasa siguiendo de nuevo hasta el límite de la cuerda donde se asegurará y seguirá subiendo el resto de compañeros. 

De ésta manera siempre existe al menos un seguro en la progresión de los más experimentados de la cordada, y siempre existen dos seguros al menos, en la progresión del resto del grupo. 

El proceso de bajada es prácticamente el mismo. El más preparado primero, el resto después, y si hay otra persona experta más, se procede exactamente igual, bajando ésta en último lugar y rebasando el seguro hasta fin de cuerda y asegurando al resto y así sucesivamente. 

Es muy importante que los seguros se hagan a conciencia para evitar sorpresas desagradables durante la subida y la bajada, y sobre todo durante las bajadas estar atentos a signos de fatiga própios y en los compañeros, que es frecuente que aparezcan con la eufória de la cima y el cansancio acumulado que queda camuflado. Es durante los descensos después de hacer cima, donde se producen la gran mayoría de accidentes. 

En pasos como el de la escupidera, o el paso de Mahoma, como más conocidos, es más que aconsejable progresar así. El paso es más lento pero da mucha confianza y da más tiempo de disfrutar y apreciar todo. 

Juan A. 

Grupo EAMA. 

Anuncios

4 thoughts on “Mi primer Perdido?

  1. Graciaspor colgar vuestrasexperienciascreoqueesuno de los mejores jobbys que havia tenido. La naturaleza es todo para la humanidad y los seres vivos. Pongamos un poco cada uno de nuestros parte y podremos gozar de ella. Adelante me gutan mucho vuestras experiencias un fuerte abrazo de FRANCESC
    GRACIAS

    Me gusta

  2. Muchísimas gracias x compartir las experiencias vividas, en este caso una triste experiencia que nos sirve para respetar la montaña.
    JUan Antonio eres auténtico además de gran persona , espero poder seguir disfrutado y aprendiendo de la montaña de la mano de vuestro pequeño gran equipo 😘😘😘😘

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s